VENTANA A LA ETERNIDAD

 

El por qué de este sitio

El visitante de casualidad a este sitio en la Net, probablemente, se hará esta pregunta. También los que lo escriben y diseñan se la preguntaron al planearlo y siguen preguntándosela al ir escribiendo.

¿Qué utilidad o interés puede tener? ¿por qué este título?

Hoy día se usa el Internet exténsamente. Hay gente que lo usa para bien, otros para mal. Entre esto está la pornografía que esclaviza el espíritu, como las drogas que esclavizan el cuerpo. La razón de ello está en la cualidad del uso del Internet. Este tiene la capacidad de encerrar la persona en sí misma, la cautiva. Incluso cuando se está conversando a través de él con otra persona, ejercita un poder de reducción a individualidad. El usuario se siente concentrado respondiendo al estímulo de la pantalla. Es como si el ordenador le estuviese diciendo: esto se queda entre tú y yo. Y como el "YO" es una máquina que inspira silencio, el usuario se siente seguro de su secreto. Es decir, el Internet tiene una cualidad que favorece la soledad.

Por esto se puede sacar, también, un gran beneficio. Esta soledad es capaz de engendrar una concentración de la personalidad interior del usuario.

Este sentido y esta esperanza nos animan en la iniciación de este sitio web. Concebimos el sitio como un ofrecimiento al visitante para que escoja permanecer en él. Esto no solo pasivamente sino que activamente piense leyendo; al leer, escriba notas; y, por fin, entre dentro de sí mismo, haciendo cada pensamiento y emoción una rumia positiva de su existencia y para su existencia. De esta manera acallada, busque el centro de su ser y el ser de su centro en la existencia que le rodea. Cada uno es un gota en el océano, un soplo en el aire o una chinita en la arena: cada uno es libre en llegar a ser lo que uno construye.

No hemos podido evitar existir, pero si podemos entrar en nosotros y moldearnos cómo decidamos. El caso es decidir. Para esto no hay otra alternativa que la de entrar dentro de nosotros. Una vez ahí somos dueños de lo que se nos ha dado: nosotros mismos.

El visitante a este sitio Web, si así lo desea, puede entrar en correspondencia con el editor o los colaboradores de VENTANA A LA ETERNIDAD. Quizás podría ofrecer sus pensamientos al editor para considerar su publicación, con firma o anónimamente, aunque el editor se reserva el derecho de aceptar o rehusar su publicación. Esto es porque hay consideraciones de gusto, espacio, legales, etc. de que él es responsable.

La correspondencia, como norma general, se publicará anónima la del correspondiente, aunque se dará un pseudónimo para poder seguir el hilo del argumento; pero siempre será nominal la respuesta del editor o del colaborador de VENTANA A LA ETERNIDAD.

  

Correspondencia: editor@ventanaalaeternidad.net

index.htm

Hit Counter

 
     

VENTANA A LA ETERNIDAD